No lo puedo remediar, últimamente mi faceta voyeur se está yendo hacia los stripteases con uniformes y la imaginación vuela hacia límites insospechados. A fin de cuentas, todos terminan en lo mismo, gemidos mientras sus dedos se pierden por su clítoris, pero el ver un disfraz estimula la vista y te recreas en una escena en particular. ¿Puede ser negativo? No lo creo, una vida sexual creativa es beneficiosa para la rutina diaria.
Por ello, chiqueta mía, te prometo que:

– Si eres mi enfermera, yo seré tu enfermo falto de sexo, donde mi convalecencia se medirá en orgasmos.
– Si eres mi domadora, saca el látigo porque intentaré morderte.
– Si eres mi profesora, he sido un niño malo, castígame 😉
– Si eres mi política, jódeme lo que quieras, tú eres la que mandas mientras me manifiesto en grupo :p
– Si eres mi secretaria, redacta los informes con mi boli… y a mano.
– Si eres mi monja, llévame a ver el Cielo contigo.
– Si eres mi policía, detenme, méteme entre rejas y hazme sufrir.
– Si eres mi prostituta favorita, ve poniendo precio a todo lo que te pueda hacer, arruiname.
– Si eres mi camarera, prepárame un buen café que yo pongo la leche.
– Si eres mi sirvienta, déjate sólo la cofia mientras limpias.
– Si eres mi futbolista, chupa el balón todo lo que quieras.
– Si eres mi médic@, dono mi cuerpo a tu ciencia.

y más y más y más… pequeña depravada, sacas mi vena más viciosa, por eso te dedico mis momentos más íntimos y placenteros, no es ninguna novedad el decírtelo.