– Portero de noche (1974), de Liliana Cavani. Una tormentosa relación sadomasoquista.

– Historia de O (1975), de Just Jaeckin. Una historia de sumisión y esclavitud sexual.

– El imperio de los sentidos (1976), de Nagisha Oshima. Uno de los títulos más emblemáticos del género. En los límites con la pornografía.

– Calígula (1979), de Tinto Brass. Con actores como Malcolm McDowell o Peter O’Toole.

– Vixen (1968), de Russ Meyer. Una película que convirtió a Erica Gavin en mito erótico.

– Casanova (1976), de Federico Fellini. Irreverente mirada al mito de Casanova.

– 2046 (2005), de Wong Kar-Wai. Calificada como desesperadamente romántica.

– Delicias turcas (1973), de Paul Verhoeven. Rica por su dramatismo extremo.

– Bolero (1984), de John Derek. Con la actriz Bo Derek, todo un símbolo del cine erótico.

– Tamaño natural (1977), de Luis García Berlanga. Un clásico en la filmografía del director español. Erotismo de autor.

Los tres primeros títulos merecen especialmente la pena y para quienes aún no los tengan es una oportunidad de conseguirlos por el módico precio anti-crisis de 1 euro. En el resto, algunas escenas spanko en alguna y el resto, eróticas…  que no sólo de spank vive el hombre.