Erotismo Archive

  • ¿Hacer un trío afecta la relación?

    trio

    Al hablar de los comportamientos de búsqueda en la pornografía no es de extrañarse que muchos hombres y mujeres busquen los videos de tríos, y aunque las razones pueden llegar a ser diversas las principales parecen siempre seguir siendo las mismas, la excitación que causa el saber que se comparte la cama con más de una persona hace que el acto sexual se disfrute doblemente. Continue Reading…

  • Disfraces sexy, el morbo de los uniformes

    disfraces_sexo

    No lo puedo remediar, últimamente mi faceta voyeur se está yendo hacia los stripteases con uniformes y la imaginación vuela hacia límites insospechados. A fin de cuentas, todos terminan en lo mismo, gemidos mientras sus dedos se pierden por su clítoris, pero el ver un disfraz estimula la vista y te recreas en una escena en particular. ¿Puede ser negativo? No lo creo, una vida sexual creativa es beneficiosa para la rutina diaria. Continue Reading…

  • La atadura Vanessa Duriés

    No he hecho más que empezar a leer el libro y ya me está haciendo pensar y recordar muchas cosas además de haberme dejado una sensación agridulce de esas que se instala en el estómago mientras lees. Éste no es uno de esos libros escritos para impresionar y redactados a partir de cuatro incursiones en el mundo ciber sino una historia real. Vanessa murió poco después de publicar este libro, a los 21 años.

    Yo no conocía el libro y me lo ha descubierto y recomendado una persona de gran sensibilidad para la lectura. La sipnosis la he sacado de la web de Agapea porque aún no lo he leído entero pero prometo volver a hablar de él cuando lo haga y también me gustaría conocer vuestra opinión sobre el mismo. Mientras tanto, como adelanto:

    Vanessa , estudiante de letras, siente una atracción irresistible hacia Pierre, un hombre maduro que la introduce en el mundo de la dominación. Con una sinceridad rayana en el candor, «Laïka», nombre que adopta después de su iniciación, conduce primero al lector por las sombras de su infancia, marcada por humillantes castigos, antes de introducirle en las primeras prácticas sadomasoquistas. Así, al hilo de las sucesivas pruebas a las que Laïkase somete, el lector alcanza a comprender la plenitud de su goce ya de adulta.

    De este modo, Vanesa Duriès nos adentra, con extraordinaria lucidez y serenidad, en el vínculo -imprescindible para participar en ese peligroso juego- que ata a la sumisa a su Amo, un vínculo basado en la confianza y en el absoluto respeto a los límites establecidos de común acuerdo. Con la misma claridad, describe las paradojas de la dominación erótica: por un lado, el sometimiento es la prueba del amor de la sumisa hacia su Amo; por otro, esa absoluta entrega no hace sino subyugar al Amo, quien se convierte a su vez en un fascinado esclavo de su víctima.

  • Colección cine erótico

    – Portero de noche (1974), de Liliana Cavani. Una tormentosa relación sadomasoquista.

    – Historia de O (1975), de Just Jaeckin. Una historia de sumisión y esclavitud sexual.

    – El imperio de los sentidos (1976), de Nagisha Oshima. Uno de los títulos más emblemáticos del género. En los límites con la pornografía.

    – Calígula (1979), de Tinto Brass. Con actores como Malcolm McDowell o Peter O’Toole.

    – Vixen (1968), de Russ Meyer. Una película que convirtió a Erica Gavin en mito erótico.

    – Casanova (1976), de Federico Fellini. Irreverente mirada al mito de Casanova.

    – 2046 (2005), de Wong Kar-Wai. Calificada como desesperadamente romántica.

    – Delicias turcas (1973), de Paul Verhoeven. Rica por su dramatismo extremo.

    – Bolero (1984), de John Derek. Con la actriz Bo Derek, todo un símbolo del cine erótico.

    – Tamaño natural (1977), de Luis García Berlanga. Un clásico en la filmografía del director español. Erotismo de autor.

    Los tres primeros títulos merecen especialmente la pena y para quienes aún no los tengan es una oportunidad de conseguirlos por el módico precio anti-crisis de 1 euro. En el resto, algunas escenas spanko en alguna y el resto, eróticas…  que no sólo de spank vive el hombre.